EL RDL 21/2020 DE 9 DE JUNIO ESTABLECE LA NO OBLIGATORIEDAD DE LAS MASCARILLAS EN ALGUNOS CASOS Y NUNCA EN LOS ESPACIOS PÚBLICOS, SIEMPRE QUE SE PUEDAN MANTENER LAS DISTANCIAS DE SEGURIDAD

0 Comments

Hoy quiero informaros sobre algo muy importante que la mayoría desconoce y que puede prevenir enfermedades, además de permitirnos seguir respirando libremente el aire de la calle, puesto que hoy por hoy no es obligatorio el uso de las mascarillas en algunos casos, por mucho que las Comunidades Autónomas, de manera ilegal, hayan impuesto su obligatoriedad, saltándose lo establecido en el Real Decreto Ley 21/2020, de rango superior a los decretos legislativos autonómicos.

Para que lo entendáis mejor, dejo a continuación el enlace a un corto vídeo que he subido a mi canal sobre este asunto:

https://youtu.be/wym5ozwynok

Y ahora paso a explicaros brevemente cómo hago para respirar sin impedimentos el aire y el oxígeno, la mayor parte del tiempo que estoy fuera de casa:

Desde que se impuso por la Junta de Andalucía la “obligatoriedad” del uso de las mascarillas por las calles de las ciudades y por los espacios públicos (inclusive en las playas), nunca las he usado gracias a mi disidencia consciente, es decir, por estar bien informado y por no seguir la corriente de la gran mayoría, que siguen las directrices y las pautas que marcan las autoridades sanitarias. La Junta de Andalucía (o cualquier comunidad autónoma), si hubiese actuado conforme a la legalidad vigente (RDL 21/2020), en todo caso, tendría que haber recomendado y no obligado el uso de las mascarillas en los espacios públicos. Es decir, que seamos las personas quienes, libremente y de forma voluntaria, decidamos si nos las ponemos o no, siempre y cuando podamos guardar las distancias de seguridad con respecto a los demás (aunque aquí también podríamos usar la disidencia consciente con los seres queridos y conocidos que piensan igual o parecido a nosotros, pues siempre prevalece la ley natural y nuestra salud sobre la arbitrariedad y sinrazón de las exhortaciones públicas que nos producen miedo e inundan los mass media).

Resumiendo, según el RDL 21/2020, sólo es obligatorio el uso de las mascarillas si no podemos guardar las distancias de seguridad (1,5 metros) y en los casos en que no haya problemas de dificultad respiratoria (estas personas están exoneradas de llevarlas en todo momento).

Por tanto, en mi caso, desde que salgo de casa hasta que regreso, procuro respirar la mayor parte del tiempo el aire natural sin barreras y sin miedos. Desde el principio de la supuesta obligatoriedad autonómica, decidí no llevar mascarilla nunca por la calle, alejándome de las personas con las que me cruzo cada día, principalmente cuando voy y vengo andando de casa al trabajo y viceversa (unos 20 minutos la ida y otros tantos la vuelta). Pero como esto me dejaba mala sensación por estar siempre muy vigilante y por ser objeto de las miradas inquisitivas de muchos transeúntes, decidí comprarme unas “máscaras de barbilla” de plástico, muy económicas, usadas principalmente por los manipuladores de alimentos, pues evitan que las partículas de saliva puedan caer o salpicar cuando hablamos y, de este modo, queda patente que llevo algo en la cara que me cubre barbilla, boca y parte de la nariz y que me permite respirar con total libertad el aire circundante.

No obstante, cuando entro en mi oficina de trabajo o en algún establecimiento abierto al público, siempre me pongo la mascarilla de tela (o cualquier otra que me permita respirar mejor), por prever que no podré guardar las distancias de seguridad y por respeto a los demás.

Y para que estéis bien informados, y podáis vivir sin miedo a enfermar o morir por el coronavirus o cualquier otro microorganismo, buscad vosotros mismos información contrastada por otros expertos y profesionales que no siguen la línea oficial y, sin embargo, conocen las leyes naturales y recomiendan que pensemos por nosotros mismos y apliquemos el sentido común en todo lo que nos está pasando desde que se declaró la “pandemia”. Aquí os dejo un buen artículo sobre los peligros del uso prolongado de las mascarillas y sobre las enfermedades neurodegenerativas que causan, según la doctora alemana Margarite Griesz-Brisson, especialista en neurofisiología y neurotoxicología.

https://mpr21.info/las-mascarillas-causan-enfermedades-neurodegenerativas-que-no-tienen-cura/

Ah, por último, deciros también que si nos multaran por no llevar mascarilla o llevar una mascarilla no homologada (sobre todo cuando vamos por la calle o por tener dificultades respiratorias) sería muy fácil recurrirla y ganarla en base a lo expuesto sobre el RDL 21/2020, de 9 de junio.

Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.