DIFERENCIAS ENTRE EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO. Por Pedro Bernal

0 Comments

La segunda venida de Cristo a reinar es una revelación indiscutible, y no era ningún misterio pues todos lo sabían y lo creían.

Pero las cosas cambian, cuando Pablo dice en 1ª de Corintios 15: 51-54. He aquí, os declaro un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

1ªTesalonicenses 4: 13-18. Tampoco queremos hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Esta no es la séptima trompeta que toca el ángel en Apocalipsis, pues esta, es la final de la fiesta de las trompetas para reunir al pueblo de Dios, y no la toca ningún Ángel.

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras. Esto demuestra que la iglesia es alentada porque no pasará por la tribulación, en cambio, si pasara, no tendrían sentido las palabras, alentaos los unos a los otros.

Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer en cinta, y no escaparán.

Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Está claro que el conocimiento y cumplimiento de estos hermanos les dio luz y esperanza de este acontecimiento tan grandioso y sublime.

Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas

Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan de noche se embriagan.

Pero nosotros que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos vivamos juntamente con él.

Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros así como lo hacéis.

Filipenses 3: 20-21.Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya por el poder con el cual puede  también sujetar a si mismo todas las cosas. Esta concuerda con 1ª de Corintios 15:53-55 que dice: Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

Aquí no se trata de la segunda venida de Cristo a reinar, pues esta sería después de los siete años de tribulación. En la segunda venida de Cristo a la tierra, no hay cristianos muertos resucitados, ni cristianos vivos transformados y arrebatados al cielo, pues esto ya sucedió en un abrir y cerrar de ojos y fue revelado a Pablo antes que suceda la tribulación de los siete años, y seguidamente viene a reinar y todo ojo lo verá.

Mateo 25: 10-13. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.  Esto último concuerda con Isaías 26: 20-21 que dice: Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él… (Pero no a la iglesia como creen algunos).

Después  vinieron también las otras vírgenes diciendo: ¡Señor, Señor, ábrenos! Más el, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

Esta parábola concuerda con la de los talentos. A los siervos fieles les dice, entra en el gozo de tu Señor, pero el infiel no entra. Mateo 25: 14.

Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Estas parábolas  nos enseñan que los creyentes que están trabajando para el Señor,  son los que serán arrebatados.

Del arrebatamiento no se sabe ni el día ni la hora, pero de la segunda venida de Cristo si lo sabemos, pues es después de la gran tribulación, en la cual habrá muchos acontecimientos. Entre estos está la reconstrucción del Templo, el anticristo, la abominación desoladora, los grandes juicios de la tribulación y muchas cosas más.

Hay una gran diferencia entre arrebatamiento, que es en un abrir y cerrar de ojos, y la segunda venida de Cristo, que hay muchas señales durante siete años  antes de que venga a reinar  durante el milenio.

Además de lo aquí expuesto, hay algo de vital importancia; Un creyente genuino tiene que reunir tres condiciones para serlo.

1º. Tener conocimiento de la Biblia.

2º. Creer lo que dice, y tal como lo dice.

3º. Vivir de acuerdo a la misma.

Yo lo comparo con un trípode, si falla una de estas tres condiciones cae de bruces al suelo.

Hay creyentes que no creen lo que dice la Biblia, y le dan una interpretación privada con diferentes conjeturas suyas. Esto contradice lo que dice 2ª de Pedro 1: 20-21. Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue  traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

Por lo tanto, lo que dice la Biblia es verdad absoluta, pero no las interpretaciones  privadas nuestras. La palabra de Dios no puede ser quebrantada, Juan 10:35.

Ejemplo: La Biblia dice que Cristo resucitará a los creyentes verdaderos con cuerpos  incorruptibles, y al mismo tiempo transformará a los cristianos vivos, con cuerpos inmortales sin pasar por la muerte, y los arrebatará al Paraíso, y así estaremos siempre con el Señor. Siempre es siempre. Lo primero que sucederá en el Paraíso, será el Tribual de Cristo, y las bodas del Codero con su novia que es la iglesia.

Después vendrá con  estos en la segunda venida de Cristo para reinar con él durante mil años.

A pesar de tantos textos que lo confirman, hay creyentes que no los creen, y le dan su propia interpretación.

Esto significa quebrantar la Palabra de Dios, y esto es anatema.

La Palabra nos dice, que no vallamos más allá de lo que está escrito: 1ª Corintios 4:6

Ahora, este último texto, como sello de oro de lo anteriormente dicho.

Apocalipsis 22:12. He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Esta venida es para llevar a su novia al Paraíso y celebrar el Tribunal de Cristo y las Bodas del Codero.

Algunos hermanos dicen que en el 1833 John Nelson Darby analizó las traducciones de la Biblia y sacó esta idea, y desde esa fecha se enseñó esta doctrina, pero eso no es correcto ni tiene sentido, pues fue Pablo el primero al que Dios le reveló este misterio desde el principio del cristianismo. Por lo tanto esta doctrina viene de Pablo, no de  Nelson que la descubrió después de muchos siglos.

Yo, personalmente, creo en esta doctrina porque está revelada en la Palabra de Dios por medio del Apóstol Pablo.

Espero que algunos hermanos recapaciten, y crean lo que dice la Biblia sin ningún tipo de prejuicios.

Además, hermanos, esta doctrina produce en nosotros un gran aliento y una grandiosa esperanza, sabiendo que en breve estaremos con el Señor para siempre.

Sobre todo, esto es lo os quiero transmitir, que aunque no sea una doctrina fundamental, nos informa de cosas inefables para todos los creyentes prudentes, pero de los insensatos, ya lo sabemos por la parábola de las diez vírgenes, se quedarán en la gran tribulación porque se cerrará la puerta.

 

Vuestro hermano en Cristo, Pedro Bernal Domínguez.

Mi página web: pedrobernal.es.tl

Mis vídeos en Youtube:  https://www.youtube.com/c/pedrobernaldominguez

Mis tfnos: 605869533 y 954766687

Email: pedrobernaldominguez@gmail.com

Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.