Contra la crueldad

0 Comments
Por Fernando Iwasaki | Publicado el 03/03/2019 en el ABC de Sevilla.

Existe un número creciente de ciudadanos indignados por la aniquilación sistemática de animales en el Zoosanitario.

Desde hace unas semanas, todos los sábados se manifiesta delante del Centro Municipal Zoosanitario de Sevilla un grupo de personas indignadas por la crueldad y la desaprensión de los responsables de aquel servicio que debería velar por la defensa de los animales abandonados o recogidos en pésimas condiciones, pues en lugar de atender, curar y colocar a los animales con familias de adopción, utilizan el dinero de nuestros impuestos para aniquilar a los perros y gatos que otros ciudadanos sensibles y comprometidos rescatan del abandono.

Por qué no reconocen públicamente que es un campo de exterminio?

Y lo peor de todo es que mienten de una forma obscena, pues las manifestaciones comenzaron a raíz del rescate de una galga y su cachorra de una conflictiva urbanización sevillana.

Así, gracias a la protección de la policía, una ciudadana consiguió rescatar a las galgas de sus crueles propietarios confiándolas al cuidado del Zoosanitario municipal, donde le dieron todas las garantías de que serían curadas y atendidas. Durante los días siguientes la ciudadana intentó visitar en vano a las perras, pero le negaron la vista con el pretexto de una cuarentena. Sin embargo, después de mucho insistir y de conseguir que un refugio privado acogiera a las galgas, la ciudadana descubrió que la perra y su cría habían sido sacrificadas nada más ser acogidas.

Qué necesidad tiene un servicio municipal de engañar así a los usuarios?

No se trata de un asunto de izquierdas o derechas, puesto que la crueldad del Zoosanitario sevillano viene de antiguo, y tanto las corporaciones del PP como las del PSOE han recibido las mismas denuncias.


¿Por qué crece el PACMA de una convocatoria electoral a otra? Porque cada día hay más personas decepcionadas y horrorizadas por la indolencia de los partidos políticos hacia el maltrato y la crueldad contra los animales. Por cierto que la defensa de los animales también se impregna del fragor demagógico de las elecciones, aunque me consta que quienes protestan los sábados en la puerta del Centro Zoosanitario Municipal en defensa de los perros y los gatos sacrificados no forman parte de la corte de milagros del independentismo y otras mareas antisistema. Para nada. La mayoría son personas que sufren por la vesánica crueldad de los matarifes municipales y que desean que nadie los engañe con el cuento de la acogida y la adopción.

En vísperas de unas elecciones municipales que prometen ser muy reñidas, sería bueno que la corporación socialista y la oposición del Partido Popular sepan que:

Existe un número creciente de ciudadanos indignados por su indiferencia hacia la crueldad y la aniquilación sistemática de perros y gatos en el Centro Zoosanitario Municipal de Sevilla.
Choose your Reaction!
Leave a Comment

Your email address will not be published.